Reseña: Deadpool

Por Marcela Vargas

Parte de la campaña publicitaria para Deadpool (Miller, 2016) involucraba posters falsos que pretendían que se trataba de una cinta “para San Valentín”. Sorprendentemente… ¡Deadpool es una excelente película para celebrar el amor! Y es apta para llevar a alguien que no ha visto otras películas del género (a diferencia de todo lo de Marvel hecho vía Disney, 20th Century Fox no te obliga a ver cada título para entender una cinta*). Procuraré mantener esto libre de spoilers.

Deadpool_portada

Empecemos con uno de los principales responsables de Deadpool existiera con su propia película: Ryan Reynolds, quien después de intentar –varias y desafortunadas veces– tener su propia película de superhéroes, por fin lo consiguió. Reynolds es Wade Wilson, un mercenario mutante con regeneración veloz y un sentido del humor ácido y un poco vulgar. Esta cinta es, básicamente, su historia de origen: de dónde salió, cómo consiguió sus poderes y cuáles son sus motivaciones. Reynolds, a diferencia de otros actores que apoyan parte de su interpretación superheroica en su guapura –te estoy viendo, Thor–, se convierte en Deadpool con una facilidad refrescante. Es carismático, se pasa el 95% de la película debajo del disfraz, y entrega los chistes con facilidad. Además, lleva casi 10 años luchando por la producción de esta cinta y esa pasión por el personaje se nota en pantalla.

A Reynolds lo acompaña un elenco divertido que responde a cada estereotipo al que se refiere la misma película: una chica guapa (Morena Baccarin como Vanessa Carlysle), un villano británico (Ed Skrein como Ajax/Francis), etcétera. Destaca Gina Carano como Angel Dust: necesito más de esa mujer súper fuerte, súper intensa y súper patea-traseros en pantalla. T.J. Miller (Silicon Valley) es medio irrelevante, pero sus chistes funcionan y tampoco le estorba a Wilson como sidekick. También aparecen dos X-Men baratos: Colossus (no repite actor, pero sí encanto soviético) y Negasonic Teenage Warhead (que eligieron por el nombre y le cambiaron los poderes para que se viera cool: ella originalmente tenía sólo poderes mentales).

Cabe mencionar que Deadpool es el primer largometraje como director de Tim Miller, que hace un excelente trabajo trayendo a la pantalla grande al personaje más irreverente de Marvel. Antes de tomar esta oportunidad, Miller fue productor de efectos visuales y director de la segunda unidad en otras cintas del género, como Thor: The Dark WorldScott Pilgrim vs. The World The Girl With The Dragon Tattoo. También ha trabajado en videojuegos y tiene una nominación al Oscar por su corto animado Gopher Broke.

¿Lo mejor de Deadpool? Es una película divertida, palomera, que no se toma en serio a sí misma, que puedes disfrutar sin clavarte en el género y que es tan, pero tan vulgar que no querrás verla con tus padres. Una de las características del personaje que más preocupaba a los fans a la hora de llevar esta historia al cine era su tendencia a romper la cuarta pared y dirigirse a los lectores –pues es el único personaje consciente de vivir en un cómic–. Miller no sólo consigue traducir este gag a la pantalla, sino que lo convierte en herramienta narrativa para llevar al espectador desde la secuencia de acción inicial hacia el pasado, de vuelta al presente y hacia el futuro del personaje. Las escenas de acción funcionan muy bien y hay algunos efectos muy cool en distintas secuencias (saludos a Ollin VFX, estudio mexicano que participó en esta película).

¿Lo peor? No se. Ni siquiera podemos quejarnos de la clasificación, porque en México fue B15 y de todas formas en la sala donde la vi había papás con niños y niñas de 10 años, riéndose de chistes que pues… todavía no entienden.

¿Lo curioso? Wade Wilson se ríe de que Deadpool pueda considerarse una historia de amor, pero en cierta forma lo es. Detrás toda la acción, sangre, sexo, referencias escatológicas y violencia, está el viaje de un hombre hacia el amor verdadero. Y hay al menos dos frases increíbles que podrían ser el “I love you / I know” de Marvel. Pero no se las diré ahora, porque spoilers.

No se pierdan esta película en cines. Y luego vayan a buscarse unas chimichangas.

*Aunque Deadpool existe dentro del universo de X-Men controlado por Fox, ni el personaje ni su historia han tenido un crossover real con el universo post- Days of Future Past. Por ahora, la presencia de Colossus en esta historia no ha tenido repercusiones en ningún otro lado. Asumimos que la aparición de Wade Wilson en X-Men Origins: Wolverine (2009) pertenece al mundo pre-Days of Future Past, por lo que no cuenta realmente dentro del nuevo canon. Es confuso, pero es más fácil entender la continuidad de las películas de X-Men que de sus cómics.


¿Qué opinas?