Estoy viendo – Stranger Things

Stranger Things

Stranger things have happened at sea…

Desde que Netflix lanzó la primera temporada de House of Cards en febrero de 2013, la compañía se posicionó como una de las distribuidoras de contenido nuevo y original más importante. Pero a pesar de sus grandes series, siempre he sentido que le faltaba llenar un nicho muy importante que ha sido descuidado en los últimos años: la ciencia ficción. Todo eso quedó resuelto este 15 de julio con Stranger Things, la más reciente serie original del servicio de streaming y que bien pudiera ser la obra que Steven Spielberg y Stephen King nunca hicieron juntos.

Dirigida por la dupla de hermanos Matt y Ross DufferStranger Things tiene lugar en un apacible y perezoso pueblo norteamericano situado perdido en algún bosque. La serie es un homenaje a todo lo grandioso que salió de la década de los 80: conspiraciones, aventuras, horror, poderes sobrenaturales, un ser desconocido que pudiera ser el resultado de un experimento. Todo ello envuelto con el nostálgico aderezo de la cultura popular americana de la época.

Esto último no lo escribo a la ligera, bien podría dedicar el resto de este texto a enumerar el sinfín de guiños y homenajes que Stranger Things da a sus influencias; pero es mejor que, si están interesados en conocerlos, vean este bonito video que me encontré y los muestra todos. Sin embargo, algunos de los más obvios y que me parece atinado mencionar son E.T., de Spielberg, con el grupo de niños que descubren a una misteriosa extraña con poderes y entablan una amistad con ella; las novelas de Stephen King, con todo el horror sobrenatural que plaga al pequeño pueblo y, claro, Calabozos y Dragones (el juego, no la horrible película de los 90), aunque eso puede deberse más al meta-análisis de la trama.

Pero aunque el envoltorio ochentero hace que la serie tenga autenticidad y nos atrape con una avalancha de nostalgia y asombro, el relleno es igual de placentero: las actuaciones de todo el elenco (demasiado grande para mencionar sólo de pasada) es lo que más se disfruta. Sin embargo, debo de hacer 2 menciones que sobresalen en particular: Millie Bobby Brown, la niña que interpreta a Eleven, personaje central de la historia; a pesar de su edad y de tener muy poco diálogo con el cual trabajar, la joven actriz presenta una gama extremadamente amplia de emociones y su actuación plasma realmente bien a su personaje. La segunda es, increíblemente (para mí), Winona Ryder, cuya cúspide actoral creía que había sido Beetlejuice. Su representación de Joyce Byers, la joven madre cuyo hijo perdido es lo que arranca la trama, es desgarradoramente buena. Winona logra demostrar vez tras vez la desesperación y horror que puede sentir una mujer cuando su hijo le es arrebatado en circunstancias inimaginables. Aunque todo el elenco hace un excelente trabajo, son ellas quienes se llevan las palmas en la serie.

Cambien a la niña calva por E.T. y listo

Cambien a la niña calva por E.T. y listo

En el nivel argumental, la serie toma mucho prestado de sus influencias, pero gracias a su formato más largo (8 episodios de 50 min. aproximadamente) puede expandir y afianzar mucho de ello. Tres historias paralelas y similares se forman alrededor de cada grupo de personajes: La primera, con los niños, sigue el clásico sueño de Spielberg del grupo de pequeños que forjan una amistad con una misteriosa extraña y superan las adversidades del mundo adulto juntos; la segunda, con los adolescentes, es una historia de horror puro y desapariciones de amigos, romance y hormonas; la tercera y última, con los adultos, es una conspiración gubernamental en la que no se sabe en quién confiar o quién está metido en todo… Y las 3 terminan por juntarse en la recta final de la trama para formar entre todas el desenlace.

Stranger Things es un hermoso envoltorio de nostalgia ochentera relleno de un delicioso dulce de aventura, horror y satisfacción. No por nada es actualmente la serie más sonada de 2016, pero es bueno saber que, debajo del hype, hay algo verdadero que lo respalde. Además, incluso cuando ya la hayan visto, pueden estar tranquilos… ¡los hermanos Duffer ya anunciaron la segunda temporada!

Por Roberto Zaragoza


¿Qué opinas?